Portabilidad financiera y créditos hipotecarios 🏦

Portabilidad Financiera
Portabilidad Financiera

¿Qué es la portabilidad financiera?

Recientemente en Chile se aprobó y entró en vigencia una nueva ley de portabilidad financiera. Su objeto principal es permitir a personas naturales y PYMES la contratación de productos o servicios financieros con un nuevo proveedor, portándote de tu actual proveedor.

La idea es poder cambiarse con uno o más productos, fácil y rápidamente de entidad financiera a una que ofrezca condiciones más convenientes.

¿Qué productos financieros se pueden portar?

  • Cuentas corrientes
  • Cuentas vista
  • Tarjetas de débito
  • Tarjetas de crédito
  • Créditos de consumo
  • Créditos hipotecarios
  • Los Créditos automotrices
  • Otros

¿Qué entidades están consideradas?

  • Bancos
  • Compañías de seguro
  • Cajas de compensación
  • Cooperativas de ahorro y crédito
  • Agentes administradores de mutuos hipotecarios endosables
  • Emisores de tarjetas
  • Instituciones que coloquen fondos de manera masiva

Beneficios de la portabilidad financiera

  • Esto permite cambiar de entidad financiera rápidamente, reduciendo los tiempos de procesos y costos de trámites, además de aumentar la competitividad en el mercado porque habrá más oferta.
  • Esto es una muy buena noticia porque permite tener acceso a servicios y productos en mejores condiciones, por ejemplo, mejores tasas de interés.
  • Por otro lado, es la institución quien se hace cargo de todos los trámites para hacer efectiva la portabilidad.
  • Se abaratarán los costos de refinanciamiento hasta en más de un 50%.
  • También, permite que el cliente pueda comparar el servicio de varias entidades y pueda elegir el que más le convenga.

✅ ¿Qué requisitos debes cumplir para hacer la portabilidad financiera?

  • Debes tener más de 18 años con productos o servicios bancarios vigentes.
  • Cada banco te hará su propio proceso de previa evaluación para cumplir con sus requisitos mínimos bancarios.

¿Cómo funciona la portabilidad financiera?

Esta portabilidad tiene 2 modalidades:

  1. Estándar (para cualquier producto financiero)
  2. Con subrogación (para los créditos con garantía legal (sobre bienes), como los créditos hipotecarios o automotrices.

¿Cuáles son los pasos para hacer la portabilidad financiera?

Para la modalidad estándar son los siguientes pasos

  1. Debes solicitar a tu banco un certificado de liquidación, el cual es gratis y te muestra un listado de todos los productos que tienes contratados, tus tasas actuales, valor del prepago de los créditos y comisiones.
  2. Enviar la solicitud de oferta de portabilidad (presencialmente u online) (puedes hacerlo a diferentes proveedores para poder comparar).
  3. Recopilación de antecedentes y evaluación de solicitud (la entidad te evaluará y se encargará de todos los trámites)
  4. Oferta de portabilidad (documento con el cual podrás comparar las características de tu producto financiero vigente con la nueva oferta. Esta oferta tiene una vigencia de 7 días hábiles bancarios para aceptar)
  5. Aceptación de la oferta y mandato de término para el cierre de productos con tu actual institución (puedes aceptar la oferta de manera presencial u online)
  6. Una vez realizado el mandato, en 6 días hábiles se puede firmar el contrato del nuevo crédito.

*Además, la Ley limita los cobros de notarías y conservadores de bienes raíces por este trámite de portabilidad financiera.

Los créditos con garantía legal, como por ejemplo los créditos hipotecarios o créditos automotrices, hasta antes de esta nueva ley de portabilidad financiera, se tenía que alzar la hipoteca y constituir una nueva, siendo costosa , engorrosa y burocrática.

Ahora también es mucho más simple y fácil de hacerlo con la portabilidad financiera ya que contempla la “subrogación especial de créditos”, que hace que la nueva institución financiera pase a ser beneficiaria de la garantía del crédito cuando se le paga a la institución inicial, sin tener que subir la garantía o hacer una nueva.

Para la modalidad con subrogación se le agregan 3 pasos más

  1. Subrogación: Cuando se pague la deuda, la garantía que caucionaba el producto financiero, pasará de manera automática a garantizar el nuevo crédito, en beneficio del nuevo proveedor. Esto se llama así, ya que el nuevo crédito subroga al crédito que se paga, manteniendo la garantía.
  2. El nuevo proveedor tendrá 30 días hábiles bancarios para solicitar la inscripción de la subrogación en el Conservador de Bienes Raíces.
  3. El Conservador de Bienes Raíces tendrá 10 días hábiles para hacer la inscripción.

¿Qué pasa si tienes un crédito hipotecario?

Según lo anterior, la nueva ley de portabilidad financiera facilitará el refinanciamiento de todo tipo de créditos, accediendo a mejores condiciones crediticias, abaratándose los costos hasta un 60% y disminuyendo los tiempos en un 40% (aprox. 30 días menos de trámites y esperas).

No necesitarás la constitución de una nueva hipoteca, el alzamiento de la hipoteca actual, ni incurrir en costos monetarios ni de tiempo en la constitución de nuevas garantías.

¿Cuándo podría ser conveniente cambiarse de banco?

Te convendría hacer la portabilidad si averiguas que haya un banco que te ofrezca una menor tasa de interés.

Por ejemplo, si tienes un crédito hipotecario con una entidad financiera y es relativamente nuevo, sería bueno portarse con una menor tasa de interés para eventualmente disminuir lo que pagas por el dividendo o pagar en menos años tu crédito. 

Probablemente no te convenga hacer la portabilidad si ya estás terminando de pagar tu crédito hipotecario. Esto se debe a que los intereses del crédito se pagan los primeros años y si refinancias tu crédito ahora, tendrías que pagar intereses de nuevo.

¿Tienes una propiedad para renta?

En Houm nos encargamos de todo por ti: desde encontrarte rápido un arrendatario, hasta administrarla mes a mes y ocuparnos de todo, garantizándote sin falta el pago del arriendo mes a mes. Si quieres saber más, haz click acá abajo:

Fuentes:

www.sernac.cl

www.gob.cl

You May Also Like